Vino tinto uva garnacha 100%. CAMPO DE BORJA DO

garnacha

maridaje garnacha

INGREDIENTES:
Vino, azúcar y agar agar.

DESCRIPCION DEL PRODUCTO:
Preparada con 78 gramos de vino por 100 gramos.
Contenido total en azucares 22 gramos por 100 gramos. 
Grado BRIX: 51º PH: 3.43

CARACTERÍSTICAS ORGANOLÉPTICAS:
Color: rojo oscuro brillante
Consistencia: gelificada. 
Olor y sabor: caracteristico del vino con uva garnacha carácterístico de la D.O. CAMPO DE BORJA.

TIPO DE CONSERVACIÓN:
Temperatura ambiente.

CONSIDERACIONES PARA EL ALMACENAMIENTO:
Almacenar en lugar seco y oscuro. Una vez abierto el tarro, conserar en el frigorífico.


La variedad garnacha crea vinos con mucha fruta, especiados y sabrosos, con cuerpo y personalidad y en nuestro caso, fáciles de comer. La mermelada de nuestra garnacha más internacional Campo de Borja denominación de origen, es una mermelada joven y delicada como el vino del que tomamos la base. Tiene un color granate con tintes violáceos característico de los vinos jóvenes. Si olemos la mermelada, o el vino, nos van a dar aromas a frutos rojos, ciruelas e incluso higo. La añada que hemos seleccionado en este caso es la 2013 e intentaremos renovarla, pero siempre con vinos frescos y jóvenes.

MARIDAJES

Es curioso que indiquemos que los vinos jóvenes y en su defecto nuestra mermelada de garnacha, al tener menos matices y, por ende, menos cuerpo tienen más limitado el maridaje con ciertos platos intensos. No sé si quizás lo que les faltaban a los vinos es más azúcar o que esta ayuda en gran medida a maridar las diversas comidas que se nos pasan por la cabeza. Por ejemplo, e igual que en el caso de la mermelada tempranillo, la mermelada de garnacha va fenomenal con un cordero, solomillo de cerdo o ternera e incluso en un carpaccio de pato. Con carnes blancas tipo pollo o pavo va fenomenal tanto si guisamos con la mermelada y la carne como si servimos la mermelada de acompañamiento.

En carnes de caza nos decantaríamos por acompañar conejo o jabalí. Para conjugar un buen paté o foie la mermelada de garnacha va genial pues su juventud en vino permite mejor las notas a frutos del bosque que las mermeladas que están hechas con vinos de más añada o crianza.

Para los lácteos tenemos que decantarnos por un queso curado de oveja, tipo manchego o ahumados.

En ensaladas como aliño podemos servirlas con frutos secos y pollo. Con una escalibada y para darle un toque completamente rompedor estaría genial aplicar un poco de mermelada entre la verdura.

Curiosamente, si sacamos filetes de sardinas o pescado azul podremos probar la variedad de sabores que nos surgen con la mermelada de Garnacha.